Espirometría

Espirometría

La espirometría es una prueba utilizada para medir la función pulmonar. Forma parte de las pruebas de función pulmonar que se puede usar en el diagnóstico, seguimiento y tratamiento de una enfermedad pulmonar.

Una espirometría podría ayudar a detectar el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y otros trastornos que pueden causar dificultades respiratorias. El procedimiento es relativamente rápido, no causa dolor, y puede hacerse en el consultorio del médico.

  • Espirometria Simple
  • Espirometria con Broncodilatador

Forma en que se realiza el examen

La espirometría mide el flujo de aire. Al medir la cantidad de aire que usted exhala y qué tan

rápidamente lo hace, con la espirometría se puede evaluar un amplio rango de enfermedades pulmonares. En una prueba de espirometría, mientras usted está sentado, respira dentro de una boquilla que va conectada a un instrumento llamado espirómetro, el cual registra la cantidad y frecuencia de aire inspirado y espirado durante un período de tiempo. Estando de pie, algunos números podrían ser ligeramente diferentes.

Para algunas de las mediciones del examen, usted puede respirar de manera normal y calmada. Otros exámenes requieren una inhalación o exhalación forzada después de una respiración profunda. Algunas veces, a usted se le pedirá que inhale un gas diferente o una medicina para ver cómo esto cambia los resultados del examen.